RAZÓN 1
PREPARACIÓN INADECUADA DE LA SUPERFICIE

La razón número uno por la que las nivelaciones de pisos tienden a fallar se debe a la falta de una óptima preparación de la superficie. Antes de nivelarla, la condición del sustrato base necesita ser evaluada para ser tratado adecuadamente. Se debe determinar qué se requiere para una alta adherencia del mortero nivelador y entregar la nivelación final para ser revestida.

Para lo anterior, él sustrato base debe estar libre de falsas adherencias, enfierraduras que sobresalgan, escombros, polvo, grasas y otro posibles agentes contaminantes. Además, se deben desbastar lomos si los hubiere.

El tratamiento de oquedades contempla también el uso de morteros reparadores según daños evaluados anteriormente. Eliminados estos obstáculos, se debe imprimar la superficie para conseguir una alta adherencia durante el proceso de curado del mortero nivelador. Este trabajo de preparación tiene como objetivo final evitar que se presenten sopladuras, fisuras y grietas una vez entregada la nivelación para ser revestida y posteriormente colocarla en servicio.

RAZÓN 2
HUMEDAD Y CONDICIONES ATMOSFÉRICAS

La humedad en el sustrato y las condiciones atmosféricas dentro y en conexión con el espacio exterior causan daños durante el proceso de nivelación y una vez nivelada la superficie. Una alta humedad ambiente imposibilita una instalación adecuada, afectando los tiempos de trabajabilidad e inicio de fraguado, impidiendo que el mortero
nivelador se asiente correctamente. Lo anterior dificulta el desarrollo de su resistencia final debido a que queda agua ocluida en su interior, alargando su salida y secado de la superficie. A medida que las nivelaciones se exponen a una
alta humedad pueden resultar superficies agrietadas o molidas de fácil desprendimiento, haciendo que los pisos fallen. Por lo tanto, no se recomienda nivelar en espacios con una humedad ambiental superior al 75%. Para enfrentar la presencia de alta humedad en el sustrato, se deben disponer de barreras de humedad que impidan la ascensión por
capilaridad, protegiendo el buen desarrollo de la nivelación.

RAZÓN 3
CURADO INSUFICIENTE

El proceso de curado del sustrato sobre el cual se nivelará es un factor esencial en la construcción puesto que supone un alto desarrollo de la cohesión y resistencia para la recepción de la nivelación. Para conseguir que la nivelación alcance sus condiciones constructivas óptimas, el fraguado debe realizarse de manera correcta, respetando la relación agua/polvo en la mezcla indicada por el fabricante, ni más ni menos, además de respetarse los tiempos de curado. No
obstante, si existe la presión en obra por avanzar rápidamente y/o reducir tiempos de curado, no hará más que ocasionar que un piso falle. El proceso de curado debe ser integral para una instalación perfecta. La superficie nivelada debe permitir que los adhesivos se anclen química y mecánicamente en los poros de la nivelación, originando una unión monolítica. Si el proceso se acelera, no humectará la superficie, reduciendo su adherencia.

RAZÓN 4
ERRORES DEL CONTRATISTA

Desde un equipo sin experiencia hasta el descuido y el error humano, la instalación defectuosa de nivelaciones es por desgracia muy común en esta industria. A medida que surgen nuevas empresas que buscan ganar participación de mercado en la construcción, traen consigo instaladores no calificados e incluso entregan trabajos mediocres. Las
nivelaciones de superficies requieren experiencia, precisión y un conocimiento profundo de todos los aspectos tanto de la tecnología de lo aplicado, como del tratamiento de las superficies. Sin esto, se corre el riesgo de tener pisos nivelados de calidad deficiente y trabajos posteriores de reparación que afectan la utilidad del negocio. La ingeniería e
instalación de la solución adecuada provienen de años de experiencia y capacitaciones permanentes.